<
 
 
 
 
×
>
You are viewing an archived web page, collected at the request of United Nations Educational, Scientific and Cultural Organization (UNESCO) using Archive-It. This page was captured on 07:23:40 Aug 10, 2016, and is part of the UNESCO collection. The information on this web page may be out of date. See All versions of this archived page.
Loading media information hide
Bienvenidos a las Naciones Unidas. ¡Es su mundo!

Mensaje del Secretario General

Cada año, la comunidad internacional se une para conmemorar el Holocausto y reflexionar sobre las lecciones que nos dejó y que no debemos olvidar. Esta conmemoración anual reviste la mayor importancia.

En el aniversario de la liberación de Auschwitz-Birkenau, el más grande y conocido de los campos nazis de la muerte, recordamos a los millones de judíos, así como a los prisioneros de guerra, disidentes políticos, miembros de grupos minoritarios como los Roma y los Sinti, homosexuales y personas con discapacidad, que fueron sistemáticamente asesinados por los nazis y sus simpatizantes.

Este año rendimos especial homenaje a las mujeres que sufrieron en el Holocausto. Madres e hijas, abuelas, hermanas y tías que vieron cambiar irrevocablemente su vida, separarse sus familias y destruirse sus tradiciones. Sin embargo, a pesar de los horrendos actos de discriminación, privación y crueldad, siempre encontraron una manera de levantarse contra quienes las perseguían.

Se sumaron a la resistencia, rescataron a quienes estaban en peligro, introdujeron alimentos de contrabando en los guetos e hicieron enormes sacrificios para mantener con vida a sus hijos. Su valor sigue sirviendo de inspiración. En este día en que conmemoramos el Holocausto, rindamos homenaje a estas mujeres y a su legado. Prometamos crear un mundo en que esas atrocidades no puedan repetirse.

Bien sabemos todos que ese futuro no ha llegado aún. En todas partes del mundo mujeres y niñas siguen soportando violencia, abuso y discriminación. Las Naciones Unidas están absolutamente comprometidas a proteger y promover sus derechos humanos fundamentales. Si damos poder a la mujer damos poder a toda la sociedad.

Nunca más deberían las familias tener que soportar el horror que significó el Holocausto. Solo si trabajamos juntos podremos prevenir el genocidio y poner término a la impunidad. Si educamos a las nuevas generaciones acerca de este terrible episodio de nuestra historia, podremos ayudar a defender la dignidad humana de todos.

S.E. Sr. Ban Ki-moon,
Secretario General de las Naciones Unidas